jueves, 4 de octubre de 2007

50 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN DE LAS COMUNICACIONES


1957 era el año internacional de la Geofísica. Para celebrarlo los norteamericanos habían prometido lanzar el primer satélite artificial al espacio, pero Rusia se adelantó con el Sputnik. Fue el inicio de la carrera espacial que llevaría al hombre a la Luna en menos de 12 años. Arthur C. Clarke, entonces ingeniero de comunicaciones de la RAF, fue el primero en concebir en 1945, 12 años antes del lanzamiento del Sputnik, la idea de satélites en órbita para comunicaciones en un articulo de Wireless World y aquel día de 1957 se encontraba en Barcelona como miembro de la Sociedad Interplanetaria Británica porque el día 5 de Octubre se inaguraba el VIII Congreso Internacional de Astronáutica ,que en su edición 57 se celebrará en Valencia. Cientos de científicos de todos los países habían acudido al encuentro, y el mismísimo Von Braun (Von Brown en la prensa de la época), creador de las famosas V2 alemanas y tras la guerra al frente del programa espacial americano debía asistir, aunque en el último momento se canceló su viaje, probablemente debido al lanzamiento del Sputnik.

Así pues Rusia, que a diferencia de los Estados Unidos realizaba su programa de forma silenciosa, escogió la fecha del congreso en Barcelona, en el que la flor y nata de la astronaútica se hallaba reunida, para lanzar el mensaje al mundo de que la carrera espacial había comenzado y ellos iban por delante. De hecho la agencia oficial de noticias rusa no emitió ningún comunicado hasta que el satélite con la emisión de una señal similar al Morse fue detectado por las potencias occidentales. Aunque la noticia llenó muchas páginas en la prensa, en este artículo intentaremos reflejar algunos comentarios del periódico La Vanguardia que nos muestren como se vivió aquel momento. Los anuncios son de la misma fecha, y tienen por fín ambientarnos en el ambiente de la época.

"Los radioescuchas de Radio Nacional de España en Barcelona tuvieron anoche una grata sorpresa cuando en la emisión del primer programa y despues de la audición "Compás de Madrugada" exactamente a las 0'06 horas de hoy el locutor anunció que a las doce menos cuarto de la noche había sido grabado en cinta magnetofónica y en los estudios de la emisora en conexión directa con el Centro de la Transradio Española instalado en Llisá de Vall el sonido que emite el pequeño aparato transmisor del satélite artificial. En efecto, poco después pudo escucharse perfectamente la reiterada señal de tres puntos o pitidos". Según se indicaba la señal fue captada por Jaime Giró en una frecuencia de 20'005 megaciclos, o 15 metros de longitud de onda. Se informó de escuchas realizadas desde diferentes puntos de España, y también de puntos alrededor de todo el mundo, y los radioaficionados japoneses se quejaban de que Rusia no utilizara una frecuencia estándar, pues según ellos deberían haber emitido en 108'000 megaciclos. Tristán de la Rosa, desde Londres escribía : "Quiera Dios que el gesto de asombro con que hoy miran las gentes hacia el cielo no se trueque a la larga cuando otros satélites aparezcan en las alturas en una actitud de irreprimible terror". Y el corresponsal en Francia decía : "Paris, 5. 8 noche - (crónica radiotelegráfica de nuestro corresponsal) - El nuevo satélite ruso -¡y este de verdad!- ha sorprendido hasta a "L'Humanité". El diario comunista ha tenido poco tiempo esta noche para entonar las excelencias soviéticas, como si lo científico, como vimos tan descarnadamente en la última guerra tuviera mucho que ver con la moral...". El comentario sobre "satélite" de verdad hace referencia a los países satélites de la Unión Soviética.

Al descubrimiento del satélite siguió una preocupación, pues a partir de este momento se creyó que si Rusia era capaz de lanzar un satélite al espacio sería capaz de enviar un misíl a cualquier lugar de la Tierra. El mismo corresponsal de Francia añadía un comentario sobre la preocupación que podía causar el Sputnik a la OTAN : "Quienes han lanzado el satélite a novecientos kilómetros de altura pueden a voluntad colocar proyectiles teledirigidos intercontinentales y aún de ida y vuelta." Pero ... ¿Quien querría lanzar un misíl que volviese?

1 comentario:

deplaviana dijo...

Joer jose yes mas friki que yo pa estos temas jajaja...Ta interasante la historia. Lo de los satelites, que pensaran en los fines belicos, mas que en el progreso, por ejemplo de les comunicaciones, da bastante que pensar. En esti mundo ta claro lo que prima....