domingo, 7 de octubre de 2007

SEGUIMOS TU EJEMPLO



El 9 de Octubre se cumple el 40 Aniversario de la caída en combate de Ernesto Guevara de la Serna. 40 años de la muerte de un luchador por la justicia, una persona que pensó por si misma, del viajero, del socialudo, de la fuente de inspiración para millones de personas en todo el mundo, que hoy seguimos convencidos de que un mundo mejor es posible y de millones de personas que desde un ámbito u otro seguimos haciendo todo lo que está en nuestras manos para intentar hacer la vida más fácil a todos nuestros iguales.
Mucho se ha escrito sobre él, hasta el punto de que resulta difícil aportar nada nuevo sobre su persona, así mismo, también fueron muchos los escritos que llegan de su puño y letra. Pero este modesto homenaje que pretendo brindarle lo basaré más en explicar el porque es un ejemplo y porque su modelo sirve de inspiración para mi, como una persona que nos dejo hace cuarenta años llega intacta hasta nuestros días y nos hace emprender un camino inspirado en los pasos que el mismo dio en su día.
Este argentino de clase media, el niño asmático, que a sus 10 años de edad seguía la guerra civil española, y jugaba con sus amigos en Alta Gracia a Republicanos y Fascistas, el joven universitario de Buenos Aires que comienza a estudiar medicina, tras un breve paso por empresariales, para poder ayudar a buscar la vacuna contra el asma, el sufridor incansable con su chaqueta sucia conocido como el chancho, comienza a buscar su lugar en la vida cuando decide abandonar por un año sus estudios para emprender, junto a su amigo del alma Alberto Granados, un viaje por su mayúscula América Latina, un viaje que le permitiría conocerse a si mismo, al igual que lo hicieran otros grandes que nos ha dejado la historia como Herodoto.
Conocer la injusticia social, ver las diferencias entre pobres y ricos, sufrir la marginación junto con los enfermos de lepra, descubrir que todos son uno desde una punta a la otra de América Latina, comprobar las humillaciones a las que se somete a la clase obrera independientemente del lugar, le ayuda a forjar su personalidad, hasta el punto de que a su vuelta a Argentina ya no era el mismo en su interior que a la salida.
Será en su segundo viaje cuando viva la injusticia de ver como deponen un presidente en la Guatemala Albenz, por voluntad del imperialismo norte americano y de sus intereses comerciales. Después en México entra en contacto con Fidel Castro y decide entregar su futuro a la causa cubana, y se embarca en el Gramma camino de la isla. Aquí definitivamente deja de ser medico de las personas, para pasar a ser medico de sociedades. Tras el triunfo de la revolución el 1 de Enero del 59, pasa a contribuir a la creación de un estado socialista a 60 millas de las costas de EE.UU., tarea en la que pone su empeño y contribuye decisivamente a la consolidación de la Revolución Cubana. Casado por segunda vez con Aleida March, y 4 cuatro hijos de éste matrimonio, con una vida ajetreada pero apacible, decide que llega el momento de volver a partir, destino el Congo, otras tierras necesitaban del concurso de sus modestos esfuerzos. El Congo se convierte en una decepción personal por lo indisciplinado de los combatientes, breve paso por Cuba, que suena a despedida y Bolivia.
San Ernesto de la Higuera, es capturado en la Quebrada del Yuco, herido y con su fusil roto, sin posibilidad de poner fin a su vida, que seria sesgada un día más tarde en la escuela de la Higuera. Sus últimas palabras: “dispara cobarde, solo soy un hombre”. Y es que tenía bien claro que no importaba la vida de un hombre o de un pueblo, cuando lo que había en juego era el futuro de la humanidad.
Ejemplo de lucha, de entrega, de superación, contrario a cualquier tipo de conformismo, crítico con cualquier injusticia independientemente del signo político bajo el que se escudase, defensor de los indefensos, muerto en vida, aún continúa vivo en su eterno descanso y sigue y seguirá siendo ejemplo para todos los inconformistas, para los que sabemos que otro mundo mejor es posible, para los que luchamos por los derechos de los pueblos oprimidos y frente a la injusticia, para los que perseguimos la justicia social, para los que tenemos claro que la igualdad es la meta y estamos dispuestos a quemar todas las etapas hasta alcanzarla.


Por él, por nosotros, por todos El Che Vive. Hasta la victoria siempre.






No hay comentarios: