miércoles, 19 de marzo de 2008

IU inicia una campaña de recogida de firmas que reclama al Congreso una comisión para abordar la reforma del sistema electoral



Madrid, 18 de marzo de 2008.-


Izquierda Unida ha puesto en marcha a nivel nacional una ‘Campaña de Recogida de Firmas’ para reclamar la creación en el Congreso de los Diputados de una Comisión Parlamentaria que aborde la reforma del sistema electoral. La campaña, lanzada bajo el lema “Por una Ley Electoral Justa y Democrática”, supone la primera fase de una serie de iniciativas posteriores, que incluirán la convocatoria de movilizaciones de los partidarios de una necesaria reforma que asegure la proporcionalidad en la representación parlamentaria de acuerdo con el número de votos alcanzado por cada fuerza.IU aclara que esta ‘Campaña de Recogidas de Firmas’ para crear una Comisión Parlamentaria no tiene ninguna equivalencia con lo que técnicamente se conoce como una Iniciativa Legislativa Popular (ILP), cuyo funcionamiento regula una normativa que el Grupo Parlamentario de IU-ICV logró que se modificara la pasada legislatura. Las ILP`s no son de aplicación frente a las leyes orgánicas, como es el caso de la Ley Electoral. En un primer momento, quienes deseen adherirse con su firma a esta campaña pueden hacerlo a través de la página web federal de IU www.izquierda-unida.es Con posterioridad se ampliarán y extenderán los medios de apoyo a través de los mecanismos que pongan en marcha las distintas federaciones que componen IU, así como asociaciones y colectivos que también respaldan esta propuesta.A su vez, tras las distintas experiencias negativas comprobadas frente a iniciativas similares de captación de firmas lanzadas desde ámbitos muy dispares a través de un sistema abierto en la red, los servicios técnicos de IU están ultimando un sistema informático que impida la duplicidad de las adhesiones, los comentarios soeces y ofensivos y cualquier actuación que impida el desarrollo normal y democrático de la campaña.Izquierda Unida lleva reclamando en solitario desde su misma creación, hace más de 22 años, la reforma de un sistema electoral creado durante los primeros años de la transición democrática. Su objetivo original era crear mayorías estables a partir de las dos formaciones más votadas, ayudar a la gobernabilidad frente a un mapa político todavía desconocido tras cuatro décadas de dictadura y evitar así la fragmentación del Parlamento en múltiples formaciones que, por entonces, se conoció ‘sopa de siglas’. El paso del tiempo ha demostrado las claras insuficiencias e injusticias que comporta este sistema electoral. Las formaciones especialmente castigadas son aquellas que, como Izquierda Unida -tercera fuerza política en votos el pasado 9-M, con casi un millón de sufragios, pero sexto formación en cuanto a representación parlamentaria- se presentan en todo el ámbito nacional frente a los dos partidos hegemónicos, PP y PSOE.Además, IU quiere responder con total tranquilidad y serenidad democráticas a los diferentes ataques que cuestionan las actuaciones emprendidas sobre este tema por esta formación desde su total legitimidad política. Frente a quienes han decidido sumar a su hipocresía política y profesional una premeditada falta de información para atacar a esta formación por reiterar ahora, tras las elecciones generales del 9-M, su exigencia de una reforma electoral, IU sólo tiene que enfrentarles la legitimidad política y moral que le otorgan décadas de denuncia en solitario de esta injusticia democrática, de las que quien quiera puede encontrar argumentos suficientes en las hemerotecas, videotecas y en las actas del Congreso de los Diputados y de los distintos parlamentos regionales.






sábado, 15 de marzo de 2008

IU Y URAS EXIGEN QUE LOS ALOJAMIENTOS DE COTO MUSEL SEAN DE GESTIÓN PÚBLICA



Ambos grupos dicen que si el proyecto se hace con fondos municipales los beneficios deberían «ser del Consistorio»


Pola de Laviana, L. M. D. Los grupos municipales de IU y de URAS en el Ayuntamiento de Laviana reclamaron que los antiguos cuarteles mineros de Coto Musel, que se prevén restaurar en el proyecto de recuperación de estas instalaciones y que se destinarán a apartamentos turísticos, tengan una gestión pública.El alcalde de Laviana, José Marciano Barreñada, anunció que el proyecto del parque minero de Coto Musel consideraba la recuperación de los cuarteles como alojamientos turísticos, cuyo modelo de gestión aún estaba por decidir. Los portavoces municipales de ambos grupos, José González -IU, que forma coalición de gobierno con los socialistas- y Florentino Cosme -URAS-, instaron al Alcalde a que la gestión de estos equipamientos, para cuya puesta en marcha «se utilizará capital público», se lleve a cabo «por la misma Administración». González apuntó que «se va a invertir mucho dinero en la zona. Por eso no sería de recibo que la mayor parte de los beneficios se la llevase la iniciativa privada». El portavoz de la URAS, por su parte, se mostró favorable a la recuperación de los cuarteles mineros como alojamiento turístico porque «el sector servicios está llamado a ser el motor económico de la comarca». En lo que ya no estuvo tan de acuerdo fue en que «se pueda poner a disposición de los empresarios privados». Cosme argumentó que «el proyecto de Coto Musel cuesta casi tres millones. Si es la iniciativa pública la que rehabilita la zona y la que recupera los cuarteles, estos apartamentos deberían gestionarse de forma pública». Florentino Cosme apuntó que los beneficios que podría generar esta inversión «podrían reinvertirse en mejorar toda la zona, ampliando el proyecto de Coto Musel».









miércoles, 12 de marzo de 2008

IZQUIERDA UNIDA Y EL BURRO DE LA NORIA

Pascual Serrano
Rebelión

La última debacle a la que ha llegado Izquierda Unida requiere que nos paremos a pensar con valentía el sistema político y electoral al que nos estamos dedicando. No podemos negar las responsabilidades de la dirección actual con Gaspar Llamazares a la cabeza, la desmovilización de una militancia que se reflejó en que sólo cincuenta personas asistieran al recuento en la sede nacional, o la patética sugerencia de ofrecernos como ministros dos días antes de quedarnos en dos diputados.
El panorama, en mi opinión, es mucho más grave, y se fundamenta en que el sistema actual está perfectamente pensado y diseñado para que IU nunca llegue a nada. Aunque muchas personas lo han recordado, hemos de ilustrar brevemente las matemáticas por las cuales la coalición ha necesitado medio millón de votos para cada diputado, mientras otros partidos con esos votos alcanzaban diez diputados. En realidad tampoco es que IU haya necesitado medio millón de votos por diputado, es mucho peor, los diputados se han conseguido uno con 163.633 votos en Madrid y otro con 154.300. El resto, 745.008 votos, no han servido para nada según establece la legislación electoral mediante la circunscripción provincial.
Javier Ortiz recuerda que con 773.993 votos CiU ha logrado 11 escaños. Pero es que sumados a todos los restos de votos de todos los partidos que no alcanzan a un diputado, la cantidad de votos que no tienen representación en el Parlamento son millones. Armando B. Ginés, en rebelión.org, estima que esos votos corresponderían a 27 diputados que no aparecen en el hemiciclo y que, por tanto, son apropiados por los partidos mayoritarios que se benefician de la injusta ley electoral. A ellos, el autor añade los 82 escaños vacíos que corresponderían a quienes se han abstenido o votado en blanco. En total 109 escaños de “dudosa legitimidad democrática e intachable legalidad, es decir, casi un tercio del hemiciclo.”
Llamazares habla de tsunami bipartidista como si fuese algo coyuntural y no es cierto, el modelo es estructuralmente bipartidista, incluso hay algunas circunscripciones donde lo es obligatoriamente porque sólo le corresponden dos diputados. A todo ello hay que añadir el patrón mediático de presentar las elecciones legislativas como unas presidenciales a elegir entre los dos candidatos de los partidos mayoritarios, hasta el punto que se celebran debates, ratificados por la Junta Electoral, con la sola presencia de ellos dos o se cubre la jornada electoral haciendo referencia a los recuentos de sólo esos dos partidos.
Es verdad que en el periodo de Julio Anguita IU llegó a tener más de veinte diputados, pero, además de por el mérito indiscutible de aquel coordinador, fue por una determinada coyuntura política caracterizada por un PSOE desautorizado desde el punto de vista ideológico por aplicar políticas de derecha (privatizaciones, políticas laborales respondidas en huelgas generales), un corrupción trepidante sin precedentes en nuestra democracia, su guerra sucia contra ETA y una derecha que se presentaba como centrada a la que nadie tenía miedo. En realidad, como ya escribieron algunos analistas entonces, aquel voto de IU era prestado, procedente de socialistas indignados por la corrupción que, una vez saneada la imagen de su partido vuelven a votarle años más tarde. Es muy difícil que se vuelva a dar ese panorama, o dicho de otra manera, se necesita llegar a la corrupción de los gobiernos de Felipe González y a una imagen centrada del PP para que IU pueda aspirar a esa representación.
De forma que, no nos engañemos, la ciudadanía tiene la percepción de que, aunque las políticas económicas sean muy parecidas, hoy no es lo mismo Zapatero que Rajoy, aunque a muchos de nosotros sus diferencias nos parezcan anecdóticas e irrelevantes en lo esencial. Los votantes de más de cuarenta provincias saben que sus votos a IU irán directamente a la papelera y es lógico que, siendo de izquierdas e incluso compartiendo el ideario de IU, voten al PSOE, por mucho que, como
escribiera recientemente Julio Anguita en el Diario Córdoba y La República, sea necesario “votar en conciencia y que quien no la haga esté renunciando a constatar valientemente ante el electorado el respaldo a sus ideas, y renuncie a ser él o ella mismo”. Miles de ciudadanos son conscientes de que votar en conciencia, en el sistema actual, es tirar su voto. No podemos estar durante décadas pidiéndoles a esos ciudadanos un voto inútil. Yo ya estoy harto de hacerlo, estoy cansado de dar vueltas a la noria reivindicando el combate contra el voto útil a sabiendas que en cincuenta provincias el voto a IU el pasado 9 de marzo fue inútil y en más de cuarenta lo será siempre. Ellos saben que su dilema no es otro que el de o tirar su voto a la basura o frenar al PP votando al PSOE, por mucho que esa lectura nos duela. No hay proyecto ilusionante en IU que pueda romper con esta perversión, no nos engañemos.
Si hacemos memoria, podremos recordar que en las penúltimas elecciones generales de 2004, muchos ciudadanos de la izquierda radical, incluso más allá de IU, que nunca votaban, lo hicieron al PSOE para expulsar al PP, conscientes de que puestos a buscar un resultado práctico, por muy radicales de izquierda que se consideraban, lo único que tenía sentido era votar socialista.
Por tanto, va siendo hora de que Izquierda Unida se plante de forma contundente contra esta farsa electoral y deje de seguir perdiendo fuerzas, dinero, ilusiones y potencial humano en unas convocatorias electorales perfectamente diseñadas para mantenerla en la marginalidad siempre. Podremos tener mejor o peor dirección, hacer seguidismo o combatir las políticas neoliberales del PSOE, reactivar el PCE o no, cambiar la dirección actual, pero siempre estaremos condenados a la marginalidad parlamentaria y nunca el modelo será democrático y representativo del ideario ciudadano.
A todo ello se une la última perversión del sistema, que es la de contar con dos millones de inmigrantes, en su mayoría obreros y personal no cualificado, que no tienen derecho al voto. Son dos millones de ciudadanos que están de forma legal en nuestro país, que cotizan a la Seguridad Social, pagan sus impuestos, se ubicarían por razones de clase en la izquierda, pero sobre los que pende la espada de Damocles de la no renovación de su residencia si resultasen política y socialmente reivindicativos. ¿Qué diría la derecha si dos millones de ricos y directivos empresariales no tuviesen derecho a voto?
Seguir insistiendo en el voto a IU tal y como está la situación resulta la opción más desesperanzadora y desmovilizadora de todas. Es el momento de decir que no estamos dispuestos a sostener la farsa y plantarnos, el dilema es cómo. No se trata de voto útil o no, sino de si queremos seguir siendo los tontos útiles que legitiman el modelo a sabiendas de que nos condena a la marginalidad. Julio Anguita condenaba el “señuelo del voto útil”, pero yo creo que el auténtico señuelo que nos engaña es el del sistema electoral.
Es verdad que no hay muchas opciones, pero no podemos seguir legitimando este teatro. Si bien la política no es sólo el voto e Izquierda Unida debe priorizar como objetivo el trabajo social y la sensibilización política en la calle por encima de convocatorias electorales, debemos sopesar opciones valientes si de verdad queremos regenerar el sistema político español. Desde plantearnos, por ejemplo, no presentarnos a las elecciones y apoyar coyunturalmente con nuestro voto al partido mayoritario que se comprometa a cambiar la ley, a realizar una campaña de fraude de ley empadronándonos en las únicas provincias con posibilidad de representación, Madrid y Barcelona. No podemos seguir pidiendo a las gentes honestas de izquierda que tiren su voto a la basura, no podemos seguir siendo el burro que da vueltas a la noria.

www.pascualserrano.net






martes, 11 de marzo de 2008

LA LEY D´HONDT CONVIERTE A IZQUIERDA UNIDA EN EL POBRE RICO DEL GRUPO MIXTO


La ley D'Hondt convierte a Izquierda Unida en el pobre rico del Grupo Mixto. La coalición se ha despeñado electoralmente, pero sus dos representantes, Gaspar Llamazares y Joan Herrera, convivirán en la bancada variada con otros nueve diputados a los que el escaño ha salido mucho más barato. Los nueve escaños que obtienen las cinco formaciones juntas han sido logrados con 70.000 votos más de los obtenidos por Izquierda Unida. Con casi 700.000 votos menos, Esquerra Republicana de Catalunya obtiene tres representantes, un diputado más que IU. El Bloque Nacionalista Galego (209.042) y Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario (164.255) consiguen los mismos diputados que Izquierda Unida con 963.040. IU triplica la suma de estos dos. Nafarroa Bai logra su escaño con 62.073 votos, el más «barato». El más caro después del de IU es el de Rosa Díez (Unión, Progreso y Democracia), 303.535 votos. A precio navarro (Nafarroa Bai) y con los mismos votos, IU habría logrado 15 escaños. Las posibilidades de jugueteo numérico son enormes. La ley electoral española aplica el sistema D'Hondt, que funciona de este modo: los votos de cada partido se van dividiendo por el número de puestos en disputa en cada circunscripción electoral y los escaños se asignan a los números más altos conseguidos. Las formaciones nacionalistas se presentan en sus provincias. El voto concentrado en ellas les permite conseguir escaños. IU se presenta en toda España y sólo obtiene escaño donde concentra suficiente apoyo. En estas últimas elecciones, en Madrid y en Barcelona. El resto de sus votos se pierde sin encontrar asiento y no hay ningún recuelo corrector.

martes, 4 de marzo de 2008

MEMORIA DE MADERA

LUIS GARCÍA MONTERO
Premio Nacional de Literatura
Los cantantes Joaquín Sabina, Javier Krahe y Chicho Sánchez Ferlosiodecidieron rendirse una tarde de invierno. Fue idea de Chicho, o de lascopas y el humor desanimado, a mitad de los años 80, mientras sediscutía la permanencia de España en la OTAN.Se trataba de ir a la puerta de un cuartel y anunciarle al oficial deguardia que habían decidido entregarse, que se daban por vencidos.Recuerdo la anécdota porque estos días electorales, sobrecargados dedemagogia y recursos mezquinos, cuando resulta difícil una meditaciónserena, he sentido también la tentación de tomar mi sobre de voto porcorreo y escribirle una carta al presidente/a del colegio electoralpara anunciarle mi rendición. No es que antes fuera un ingenuo yvalorase el futuro con optimismo confiado.Después de luchar por la ilusión democrática, no sólo contra elfranquismo, sino también contra los dogmas del socialismo real y delestalinismo, tardé poco en aprender que los enemigos de la libertadactúan con desmesura más allá de los viejos totalitarismos. Elreferéndum sobre la permanencia de España en la OTAN demostró que lospoderes económicos y mediáticos pueden cambiar en un mes la opinión deun país.Hice campaña contra la OTAN, y desde entonces tomé la costumbre decoleccionar las chapitas que se venden en las manifestaciones y en losmítines. OTAN no, bases fuera y salga el sol por Antequera, no alcierre de Astilleros, no a la guerra, no al terrorismo, sí a losvascos, contra la siniestralidad laboral, todo se va quedando en unacaja pintada de azul, que es como una memoria de madera que flotasobre los días y los olvidos, y busca puerto en un rincón de laestantería de mi despacho. La caja de las chapitas guarda estratosgeológicos de una fraternidad combativa.La prepotencia calculada del bipartidismo interviene con una durezaextrema en esta campaña electoral. Desde la elaboración de lasencuestas hasta esas peleas de gallos que son los debates electorales,todo está programado para imponer una opción encauzada entre dosúnicos partidos.La economía y las reglas de juego mediáticas se están empleando afondo para imponer un bipartidismo del que sólo podrán defenderse lospartidos nacionalistas de Cataluña y el País Vasco. Y podrándefenderse, además, gracias a una ley electoral perversa, que consagralas mayorías locales y la marginación de cualquier alternativa, aunquesea apoyada por un millón y medio de ciudadanos. En estas condicionesla verdad es que entran ganas de rendirse.No se puede argumentar, opinar, existir, en una democracia de reglasantidemocráticas y de resultados sin proporción, porque unos votosvalen cuatro veces más que otros.Aconsejo que se rinda quien pueda, que se presente a las puertas de laabstención y se entregue. Otros se entregarán al radicalismo. A mí mepesa demasiado la memoria de madera y caigo en la tentación de seguirdiscutiendo con la nada.Repito entre mis amigos, como un fantasma de otro tiempo, que hay queanalizar el presente y la Europa neoconservadora que se nos vieneencima, que el voto útil no sirve para atacar a los obispos sino parainutilizar a la izquierda, que aquí no hay peligro de que gobierne laderecha, que sólo se está justificando un comportamiento conservadordel futuro gobierno del PSOE, que es fundamental un grupo arlamentarioa su izquierda, que no podemos acercarnos al centro, porque entoncesel centro se va a la derecha y la derecha a sus extremos máspeligrosos. Pero son diálogos con la nada, razones de un fantasma.Para tener la sensación de que existo, de que no soy puratransparencia, necesito abrir mi memoria de madera y colocarme en elpecho una de esas chapitas que defienden con coraje la posibilidad deun país laico, socialista y republicano. Perdónenme ustedes, amigosmíos, pero pido el voto para Izquierda Unida.



Diario Elpais.es - 01/03/2008