domingo, 1 de noviembre de 2009

Que pasa con la política?¿




Un servidor ya está realmente cansado de ver titulares sobre la corrupción en el PP-PSOE, en la mayor parte de España. La corrupción propia del sistema en el que vivimos se ha apoderado de la partidocracia, y es que desde luego si quieres vender tu alma el capitalismo te lo paga con intereses, ya que así actúas en favor de los grandes intereses económicos y por tanto en favor del propio sistema.

No me alarma tanto el que el sistema actual haya comenzado a hacer aguas por todas y cada una de sus falsas esquinas, como el que los ciudadanos vean como normal una situación anormal y que corre el riesgo de convertir a nuestro país en una cloaca. Y qué hacen frente a tal hecho el PSOE y el PP, intentar tapar sus agujeros, decir que son cuatro que roban más en el partido contrario o incluso en los casos más extremos robar por la mañana y hablar de limpieza por la tarde.

Los ciudadanos hemos de salir de nuestra parsimonia, juegan con nuestro pan. Contrasten los datos del dinero robado con la noticia de que cada vez más personas se ven obligadas a pedir ayuda para comer y tendrán la cuadratura del círculo. Y es que un sistema que se levantó sobre la sangre, la corrupción, el tráfico de las personas, etc, no podría traer más que sangre, corrupción y tráfico de personas. Es triste pero cierto, me gustaría estar exagerando, pero cualquier persona que sigue la actualidad sabe que no lo hago.

Soluciones, las hay y muchas, pero todas tienen que pasar necesariamente por una mayor conciencia social. Es hora, como ya he dicho en muchas ocasiones, de que los ciudadanos actúen como tal, ser ciudadano implica necesariamente tomar las riendas de las decisiones que a todos y todas nos afectan. Es regir nuestro propio destino, háganlo sin miedo. Comencemos a limpiar el nombre a la palabra "política".


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lamentable realidad de España, acabaremos como en Aregntina seguro.

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Hombre yo espero que la situación no llegue a los extremos de Argentina. Pero también soy consciente que para que no suceda tal cosa es necesario que los ciudadano comiencen a dar pasos al frente y estoy convencido de que así será.