domingo, 28 de febrero de 2010

Atletismo




Tras las declaraciones del señor Jose María González (Portavoz del PP) es el momento de romper el silencio sobre este asunto y dar a conocer a los atletas todo la información que necesitan para que puedan juzgar con serenidad y realismo dicho proyecto.

El módulo de atletismo es un proyecto que lleva sonando muchos años en el ayuntamiento de Llaviana. Un proyecto que en la presente legislatura dio la impresión de que podría llevarse a buen puerto, de hecho antes de la salida del anterior alcalde llegó a dejarnos claro que estaba todo hecho y el proyecto sería una realidad. No fue así y la situación continuó dilatándose en el tiempo

Ante la realidad de que el módulo no saldría adelante en la presente legislatura y que ya estaba bien de hacer esperar a nuestro deportistas por unas instalaciones dignas para llevar adelante su actividad, desde el patronato municipal de deportes y la concejalía de deportes decidimos coger el toro por los cuernos y acondicionar una zona para la práctica de dicho deporte. Instalaciones que quedarán definitivamente terminadas en un breve plazo de tiempo. Las mismas constan de una pista de 70 metros y cuatro calles, un pasillo para lanzar jabalina, dos círculos de lanzamiento de peso y uno de disco. Además, el foso de salto de longitud está previsto que sea trasladado a dicho recinto.

Pues bien, una vez que vemos que las instalaciones terminadas pueden ser un buen lugar de entrenamiento, y una vez que vemos que el módulo sigue sin tener terrenos, y que en la mesa de negociación de la minería no conceden el dinero para expropiar dichos terrenos, (palabras textuales de nuestra concejala de hacienda) pensamos que es necesario abrir un debate tranquilo sobre que es más interesante para el concejo y sus atletas.

Lo que estamos planteando es el cambio de un módulo de atletismo para entrenar por una pista de competición de 400 metros con sus campos de saltos y campos de lanzamientos. Pero como no está dentro de nuestro ADN el imponer los cambios por la fuerza, sino que lo que nos interesa es buscar siempre el mayor grado de consenso posible, dicho cambio tendrá que ser decidido por los atletas que en asamblea abierta podrán
opinar y votar para decidir que es más beneficioso para ellos y para el concejo.

domingo, 21 de febrero de 2010

El martes nos jugamos mucho




Esta martes, a las 19 horas en Uvieu, por fin tenemos movilizaciones interesantes por parte de los sindicatos con respecto a nuestra economía y la crisis. Y digo por fin porque a pesar de la que está cayendo hasta el momento no parece que hayan considerado interesante la posibilidad de movilizarse. Es la primera vez que saldremos a la calle a decirle al gobierno (pero también a la oposición más a su derecha) que ya está bien de tomarnos el pelo y que la crisis no tenemos que pagarla los de siempre.

Estos días escuchaba a Jose Luis Rodríguez Zapatero decir que era una paradoja que quienes habían provocado la crisis ahora llamen a la austeridad después de las cantidades enormes de dinero que el gobierno a puesto a su disposición. Pero no hay paradoja mayor en este mundo que la siguiente: un gobierno de fracasados que se dicen socialistas y han aplicado, y van a continuar aplicando, sin ruborizarse todas las medidas de derechas necesarias para que los ingresos de unos pocos continúen aumentando mientras la inmensa mayoría se continúa empobreciendo.

Y es que el gobierno, y el PP, se van a un callejón sin salida, ¿qué van a privatizar en esta ocasión para seguir acabando con nuestro país y tener liquidez para otros 5 años? ¿Educación,sanidad? No tienen alternativa y por eso sólo podemos escuchar insultos en el panorama político español. Cuando acepten que el sistema ha fracasado, que el paro seguirá aumentando, que los recortes sociales comienzan a poner en peligro la estabilidad de nuestro país, que los de abajo no pueden pagar más y que si lo hacen el consumo seguirá descendiendo, etc. En definitiva, cuando acepten que necesitamos un modelo económico mixto entre lo público y lo privado comenzarán a llegar las soluciones.

Por todo ello manifestémonos el martes, no sólo contra la subida de la edad de jubilación, que también, sino con un horizonte mayor en nuestras mentes: cambiar un sistema fracasado. Como ya he dicho en muchas ocasiones es el momento de poner la economía al servicio de las personas y no las personas al servicio de la economía (como hasta el momento).


lunes, 15 de febrero de 2010

Primavera moza en Llaviana!!




Este año desde la Conceyalía de Mocedá queremos dar un nuevo paso en la programación que ofrecemos a toda la gente joven del Concejo. Nos encontramos en un momento muy delicado debido a que desde el gobierno del principado nos ha cerrado el grifo y nuestra situación económica es crítica. A pesar de todos los pesares posibles hemos decido ir más allá y convertirnos en la capital del ocio juvenil alternativo del Nalón.

Para ello estamos diseñando un programa ambicioso que pretendemos desarrollar en el mes de mayo y que queremos adaptar a todas las alternativas de ocio que la gente más joven demanda. Pero no queremos hacerlo solos, queremos que esa gente más joven participe a la hora de proponer actividades a desarrollar durante el festival en nuestro concejo.

Es por todo ello que os invito a dejarme todas las sugerencias posibles sobre actividades a desarrollar, para luego refundirlas con las que nosotros ya tenemos en mente y con las que se nos aportarán desde diversos agentes sociales que trabajan directamente con la juventud.

Estamos convencidos de que desde la colaboración más estrecha posible entre todos los agentes implicados, y contando con lo jóvenes del concejo, será como conseguiremos que esta nueva iniciativa pase a ser un éxito seguro.

Espero vuestras aportaciones.

lunes, 8 de febrero de 2010

Los partidos deben dar soluciones, no generar nuevos problemas




Hoy quiero comenzar con esta tajante afirmación: los partidos deben de dar soluciones no generar nuevos problemas. Y lo que me lleva a dicha afirmación es el panorama nacional. Y es que todo es de traca, el PSOE y el PP son dos chiringuitos de lo que no hay. Todo lo tienen tan bien montado que en los últimos tiempos ya no es que no den soluciones, es que generan nuevos problemas.

Centrando nuestra mirada en el ámbito nacional, el PSOE ya no sabe ni lo que hace, medidas, contramedidas, cruce de brazos, preguntas sin respuestas. Todo se resume en paro, sueldos menores, aumento de la edad de jubilación, más años a cotizar y "xiringon" de hombros. Nuestro país de mal en peor y estos señores "rezando a la Meca". Pero como en el PP no son cojos sólo se les escucha como a niños pequeños: ¡los del PSOE son más malos que nosotros!, pero aún no hemos escuchado ni una sola medida aportada por dicho partido, bueno, sí medidas contra su propia corrupción. Yo les aporto otra: cierren su partido y la corrupción caerá en picado.

Y claro, con este percal los banqueros quieren dinero y apoyan al PSOE, los empresarios no quieren cambiar nada ya que por lo visto les va muy bien, los sindicatos juegan acá y allá y al final como siempre los obreros, que les llueven de todas partes y una vez más serán los únicos que paguen los platos rotos. Y uno se pregunta si los obreros serán los culpables de quedarse sin trabajo, de que les embarguen los pisos, de que les recorten las prestaciones.

Es el mismo circo siempre, políticos de trampa y cartón que nos intentan vender humo y a las primeras de cambio cargan contra el pueblo y además exigen del mismo enormes sacrificios para pagar sus lujos y sus crisis.

Terminaré como comenzaba: los partidos deben dar soluciones, no generar nuevos problemas. Y esa es nuestra máxima, ese es el debate fundamental donde se ha de centrar la política, tanto a nivel nacional como a nivel local. Necesitamos políticos de acción que propongan medidas concretas que permitan que todos nos recuperemos. Y que nadie se engañe, hoy el debate es la economía. Si no aseguramos la más primaria de las necesidades de la pirámide de Maslow, tanto a nivel local como a nivel nacional, será difícil que todos y todas podamos subir escalones y buscar nuevas metas.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Llaviana ye Redes




Ante las declaraciones negativas de los alcaldes de Sobrescobio y Casu sobre la posible entrada de Llaviana en el parque natural de Redes, tenemos que mostrar nuestra total sorpresa. No podemos entender la negativa de dichos alcaldes a que nuestro concejo forme parte de un espacio que comparte hasta tal punto que las características geomorfológicas y medioambientales son similares y, sobre todo, unos pueblos, que al igual que en los concejos de Casu y Sobrescobio, han sabido conjugar a la perfección la actividad humana y el desarrollo natural.


Queremos recordar también que ante la posible creación de un Parque Nacional en la zona (Redes-Mampodre) los expertos ya apuntaron en el año 2007 que la zona sureste de nuestro concejo cumple los requisitos ambientales para ser parque nacional y que en aquella ocasión los alcaldes consideraron el estudio encargado por el Ministerio de Medio Ambiente un reconocimiento a la calidad del territorio y la conservación de sus habitantes. Por todo ello no podemos comprender que ahora pongan en duda lo que en su día se vieron con tan buenos ojos.


Lo hemos dicho una vez y lo diremos todas las veces que sean necesarias, no queremos polémica con los concejos de Casu y Sobrescobio, luchamos por los intereses de nuestro concejo y, además, con la unión, estamos convencidos que todos los concejos saldremos reforzados de la ampliación del parque.


Así mismo, queremos agradecer a los colectivos y personas particulares que se van sumando a la iniciativa, y reiterar la necesidad de que todos y todas estemos unidos y cerremos filas en esta lucha por nuestro concejo. Por ello pedimos a los partidos políticos municipales que dejen de marear la perdiz y que se sumen ya a nuestra justa y necesaria reivindicación. No está en juego una simple propuesta política, se debate el futuro de nuestro concejo.


martes, 2 de febrero de 2010

Cuba, para la reflexión




Hoy voy a salirme un poco de lo local y de mis reflexiones para recoger un artículo que se publicó el pasado sábado en el diario público y que creo está tan bien enfocado que es digno de mención y de lectura. ¡Nos vemos en el debate!

Estos son tiempos para la reflexión en economía. Tras algunas décadas de predominio neoliberal patrocinado por la escuela de Chicago, la economía mundial se encuentra frente a una crisis de consecuencias imprevisibles, pero en cualquier caso gravísimas. Lo mínimo que se podría pedir al espíritu científico es cambiar los paradigmas, invertir las evidencias, reaccionar, en suma, ante esta bancarrota intelectual que impidió diagnosticar y prever la catástrofe que se avecinaba. ¿Es eso lo que se está haciendo?

Hemos conocido distintas versiones más o menos destructivas del capitalismo, lo mismo que del socialismo. Pero, respecto a la lógica interna que distingue a uno del otro, hay algo que debería hoy interesarnos vivamente. El socialismo puede dejar de crecer, el capitalismo no. El socialismo puede ralentizar la marcha, el capitalismo no.

Pensemos en el ejemplo de Cuba. Al hundirse la URSS, Cuba perdió repentinamente el 85% de su comercio exterior. Su producto interior bruto decreció nada menos que un 33% en términos absolutos. Uno puede hacerse una idea de la catástrofe si se piensa que en Europa nos echamos a temblar ante la perspectiva de perder un punto en el crecimiento previsto. Y a ello se unió un endurecimiento del bloqueo estadounidense. Sin embargo, la gente no murió de hambre en Cuba, no perdió sus zapatos, ni su educación, ni su seguridad social, ni tampoco su dignidad. Lo pasaron muy mal, pero no se enfrentaron al fin del mundo como habría ocurrido con semejantes indicadores en los países capitalistas.

En medio de la actual sacudida, cuando el capitalismo destruye cuerpos en África y puestos de trabajo en España, cuando erosiona sin remedio las condiciones de habitabilidad del hogar humano, cuando para ello tiene al mismo tiempo que recurrir al lubricante de las mafias, al estímulo de los integrismos religiosos, a la restricción de los derechos laborales y al recorte de las libertades, en ese momento, todas las miradas se dirigen, en efecto, hacia Cuba… pero para condenarla y hostigarla. ¿Por qué? ¿Qué pasa allí? ¿El récord de muertos en un solo día? En México. ¿El de sindicalistas y periodistas asesinados? En Colombia. ¿El de pogromos racistas contra inmigrantes? En Italia. ¿Homofobia? En Polonia. ¿Xenofobia institucionalizada y leyes raciales? En Israel. ¿Fanatismo religioso y machismo criminal? En Arabia Saudí. ¿Control de las comunicaciones, suspensión del habeas corpus, tortura, secuestros, asesinatos de civiles? En EEUU. ¿Malos tratos a detenidos, periodistas e intelectuales procesados, periódicos cerrados, corrupción galopante, inmigrantes en centros de internamiento? En España.

Bien, aceptemos que, en este cuadro dantesco, Cuba es apenas un “mal menor”. El que desde Europa y desde España se preste tanta atención negativa al país con menos problemas del planeta –como ha hecho el diputado Luis Yáñez (Público,
9-1-10)– demuestra de sobra, en todo caso, que no es lo malo de Cuba lo que se censura, sino lo que en Cuba se opone a esta lógica dantesca y a sus efectos; es decir, lo que tiene precisamente de bueno.

Los economistas Jacques Bidet y Gérard Duménil recuerdan que lo que salvó al capitalismo en las primeras décadas del siglo pasado fue la organización; es decir, la misma planificación que los liberales identifican horrorizados con el socialismo. Gobiernos e instituciones planificaron sin parar, como siguen planificando ahora, aunque lo hicieron para conservar y aumentar los beneficios y no para conservar la vida y aumentar el bienestar humano. Pero la planificación es ya, como quería Marx, un hecho. Basta sólo cambiarla de signo. En los últimos 60 años, la minoría organizada que gestiona el capitalismo global se ha visto apoyada, a una escala sin precedentes, por toda una serie de instituciones internacionales (el FMI, el Banco Mundial, la OMC, el G-8, el G-20 etc.) que han concebido en libertad, y aplicado contra todos los obstáculos, políticas de liberalización y privatización de la economía mundial. El resultado salta a la vista.

¿Y si planificásemos al revés? ¿Y si prestásemos un poco de atención positiva a Cuba? Esto no lo hemos probado aún, pero lo que intuimos en la actualidad es más bien esperanzador: a partir de una historia semejante de colonialismo y subdesarrollo, el socialismo ha hecho mucho más por Cuba que el capitalismo por Haití o el Congo. ¿Qué pasaría si la ONU decidiese aplicar su carta de DDHH y de Derechos Sociales? ¿Si la FAO la dirigiese un socialista cubano? ¿Si el modelo de intercambio comercial fuera el ALBA y no la OMC? ¿Si el Banco del Sur fuese tan potente como el FMI? ¿Si todas las instituciones internacionales impusiesen a los díscolos capitalistas programas de ajuste estructural orientados a aumentar el gasto público, nacionalizar los recursos básicos y proteger los derechos sociales y laborales? ¿Si seis bancos centrales de Estados poderosos interviniesen masivamente para garantizar las ventajas del socialismo, amenazadas por un huracán?

Podemos decir que la minoría organizada que gestiona el capitalismo no lo permitirá, pero no podemos decir que no funcionaría. Según una reciente encuesta de GlobeSpan, la mayoría que lo padece (hasta un 74%) apuesta ya por otra cosa.
En su artículo, el diputado Yáñez decía amar a Cuba. Por eso, le deseaba lo mejor: incorporarse al capitalismo, justo cuando este ha demostrado su fracaso y su incompatibilidad, al mismo tiempo, con el bienestar humano y con la democracia, con la dignidad material y con el derecho. Nosotros no amamos a Cuba: respetamos a sus hombres y mujeres por lo que han hecho y por lo que siguen haciendo. Quizás a Yáñez le tranquilice pensar en Colombia o en Arabia Saudí. A nosotros nos tranquiliza pensar en Cuba, esa isla donde incluso los límites, los problemas, los errores de la revolución señalan inflexiblemente, desde hace 51 años, la posibilidad histórica de una superación del capitalismo y de una alternativa a la barbarie.

Santiago Alba Rico es escritor

Carlos Fernández Liria es profesor de Filosofía (UCM)

Belén Gopegui es escritora

Pascual Serrano es periodista