martes, 27 de abril de 2010

Nos mean y dicen que llueve



Estos días uno tiene la impresión de que la politiquilla apesta. Y digo bien, la politiquilla, que no la política. Quiero dejar clara esa distinción porque yo, sin duda, soy político al 100%. Pero siendo político al 100% cada día me siento más lejos de esos que se supone que al igual que yo también son políticos.



En este país ya no hay políticos, solamente tenemos un conjunto de vividores que piensan que la mejor oposición que pueden hacer es la de meterse en política para ir ascendiendo lentamente, quizás así logran llegar a directores generales, puede que los más listos incluso al congreso de la nación. Así nos luce el pelo, y la población engañada sigue pensando que llueve.



Ayer, en otra de tantas charlillas de politiquilla, le tocaba el turno a Buendía y sus secuaces, tanto del psoe como del pp. Este señor, ni corto ni perezoso, nos explica la importancia de quemar la basura para un tratamiento "integral" de los residuos. Uno se queda perplejo. Señor Buendía, ¿quiere usted convencerme de que cuando nos mean está lloviendo? Y si yo fuese uno de esos ganaderos que no van ni a poder vender su leche por las toxinas que recurso me quedaría ¿las armas?



Estamos en un punto en el que IU debe de comenzar a pensar en separarse de estos partidillos (PSOE-PP), llegar a acuerdo puntuales cuando beneficien a la población y mantener un perfil propio para que no se nos asocie con tal calaña. Hay otra forma de hacer política, con y para la gente. No podemos conformarnos y asumir que tal vez llueva.



Todos los ciudadanos tenemos la obligación de ser conscientes de que necesitamos cambios, participar para cambiar la realidad. ¿No será suficiente motivo que se supere el millón de parados mayores de 45 años? O si lo prefieren ustedes ¿no será suficiente pensar en como todas las grandes decisiones que afectan a Asturies no hacen más que dejarnos sin ningún futuro? Arcelor, Caleao, Incineradora, retrasos del AVE, sobrecostes del Hospital Central, etc. Para que seguir.

sábado, 17 de abril de 2010

"Política Nacional"





Después de mucho tiempo centrado en lo local, hoy tengo que volver la vista hacía lo que está pasando con nuestro querido país y su más que mediocre clase política. Para empezar quiero denunciar que una vez más el PP-PSOE se está riendo de todos los ciudadanos. Somos marionetas en manos de ciertos señores que nos manejan a su antojo. Ustedes se preguntarán cómo, pues es muy sencillo de explicar. En un momento en que ambos partidos comienzan a asquear con sus trapos sucios a la población, tienen que sacarse de la chistera nuevos artilugios que les permitan continuar con su poder. Desarrollemos la idea.



Usted coge una causa perdida de hace muchos años pero con mucho vigor en nuestra sociedad, desempolva las dos españas, las mezcla con un poco de circo mediático, hace cierto teatrillo en el congreso de los diputados y eureka: ya tenemos una sociedad encrispada. Qué se consigue con eso, pues ni más ni menos que polarizar la sociedad y hacer ver que dos partidos casi iguales están en las antípodas.



Esos juegos peligrosos no se sabe hacia donde nos conducen, pero lo que está claro es que a salir de la mediocridad no. A nuestra chabacana clase política le trae sin cuidado nuestro futuro, sólo quieren mantener sus privilegios. Todo se hunde en la miseria pero ellos se salvan y sus multimillonarias inversiones también. Pueden cruzar cualquier barrera, poner en peligro nuestra paz si es necesario, la pela es la pela.



Uno ya se cansa de ser utilizado y de jugar a un juego en el que sólo nos queda una salida: perder. Espero que llegue el momento en el que les demos la patada y comencemos a sembrar paz, trabajo y cultura, no despotismo, chabacanería y odio. Un país que lleva años sumido en la mediocridad, sin lugar a dudas es un país sin futuro y yo me niego a que renunciemos a nuestro futuro. ¿Ustedes que opinan?

jueves, 8 de abril de 2010

Las 52 viviendas de VIPASA en Llaviana




Pues sí, 52 viviendas en alquiler en nuestro concejo, ni una más ni una menos, 52 viviendas ansiadas por nuestro grupo municipal y muy necesitadas en Llaviana, ya que a la hora de emanciparnos o simplemente de mantener nuestro techo, muchas personas somos las que nos encontramos con problemas.

Parece ser que no todos comparten nuestra alegría, puede que algunos vean en el buen hacer un complot comunista para acabar con la democracia. ¿Mentes estrechas y de poco recorrido? O más fácil ¿sectarismo político? No lo se, el caso es que quienes alzan la voz contra los que hacen por mejorar la vida de la gente puede que no sean los más idóneos para defender nuestros intereses.

Y es que hablando de intereses uno tiene la sensación de que nuestro concejo está un poco abandonado por ciertas consejerías del gobierno regional, como que se mofasen, tal vez, un poco de nuestros intereses y potenciasen siempre los de los mismos. Sin embargo no se escuchan voces reclamando más inversión, ni tan siquiera más atención, total, qué supone una carretera en mal estado dentro de nuestro concejo...

Y a estas alturas uno tiene la impresión de estar en una casa de locos, ¿la consejería que invierte en Llaviana es el enemigo a batir? De ser así cobra fuerza la idea de que algunas mentes estrechas y sectarias vean en los gestos hacia nuestro concejo un complot comunista. De ser así ya adelanto que continuaremos con dicho complot y seguiremos potenciando la vivienda pública.

En fin, habrá que continuar con la única receta que conduce a algo: trabajar, trabajar y trabajar.