martes, 22 de junio de 2010

¿No será el momento de avanzar?




Estos días un nombre propio ha sonado en el Congreso de los Diputados. Ese nombre es el de Antonio Gutierrez, quién ha alzado la voz contra la reforma laboral del grupo del PSOE que sólo viene a facilitar el despido. Dicha voz hace a uno reflexionar profúndamente y me lleva a pensar que algo ha de cambiar.


Esos cambios han de venir desde el seno de nuestra propia formación y desde el grupo de personas que encontrándose dentro del PSOE de buena fe ya no se sientan representadas por su forma de actuar. Hemos de definir claramente a la población un programa serio de actuación que suponga una alternativa atractiva de cambio para la ciudadanía.


Ya se que esto a día de hoy son sólo suposiciones y que aún no se han dado las condiciones para que esto suceda, pero la necesidad apremiante que sufre nuestro país debería de conducirnos rápidamente hacía dicha alternativa, sin caer en dogmatismos intransigentes ni en pragmatismos inconsistentes.


Nuestro país se enfrenta a grandes retos, y sólo una nueva fuerza capaz de aglutinar con ilusión a un amplio espectro de la población, ofreciendo un modelo alternativo y creíble donde todos podamos sentirnos protegidos y desarrollados, conducirá a nuestro país a una nueva etapa de trabajo, libertad, igualdad y felicidad.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Jose,
Te olvidas que Antonio Gutierrez tambien dijo que pese a este desencuentro el seguia formando parte del proyecto politico de izquierdas que encarna Zapatero ¿O acaso crees que Gutierrez va a dejar el PSOE para irse a IU? Seria lo mas honesto pero yo creo que no lo hara

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Yo estoy por encima de eso, lo que hago es un llamamiento a converger, a buscar nuevas vías, nuevas alternativas. Zapatero ya no encarna nada y como pasa con muchos líderes del PSOE de izquierdas no les queda nada. Son un centro que desencanta a todos, tanto a los propios como a los ajenos.

El llamamiento no es nadie en concreto, es a todas la personas que de corazón quieran una alternativa y que una vez más se hayan visto traicionadas por la marca PSOE.

Anónimo dijo...

Pa avanzar Jose, IU debe dejar de significar izquierda desunida o izquierda hundida y claro con los lios que tovia hay normal que no atraigamos a la gente a un proyecto transformador

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Sabes una cosa, lo fundamental en esta vida es decir la verdad, y tengo que decir que tienes toda la razón del mundo. No se que le pasa a la izquierda de este país que siempre le ha gustado más dividirse que comprometerse. No es algo nuevo, es mucho el poso de la desunión a lo largo de la historia.

Yo sería el primer interesado en superar de una vez por todas todas esas luchas internas que sólo gastan y comen tiempo. Y para ello creo que se necesitan muchas caras nuevas, gente joven que no vaya con esas batallitas y que lo busque sea trabajar en un proyecto en conjunto. Y ese es un gran reto que se puede y debe plantear dentro del proceso de construir una alternativa de izquierdas para transformar el país.

Un saludu.

Anónimo dijo...

El 5 de marzo de 1940, el politburó soviético, con Stalin a la cabeza, firmó una orden en virtud de la cual se disponía el asesinato a sangre fría de millares de oficiales polacos. Ciertamente, en septiembre de 1939, Hitler había invadido Polonia, pero no había llevado a cabo semejante agresión sin acordar unas semanas antes con Stalin el reparto de esta nación. Efectivamente, a los pocos días de que los panzers iniciaran una auténtica exhibición de la blitzkrieg, el Ejército rojo penetró también en un país ya casi derrotado y precipitó su desastre. Ni Hitler ni Stalin tenían la menor intención de que Polonia volviera a ser una nación independiente, y en el caso del segundo, semejante propósito pasaba, entre otras cosas, por acabar con sus oficiales. La matanza se llevó a cabo en el bosque de Katyn a inicios de abril de 1940 –unos quince mil muertos– y vino acompañada de otras acciones menores en las que se fusiló a otros ocho mil prisioneros de guerra polacos. Para los soviéticos, el episodio no revistió especial dificultad porque se trataba de una forma de asesinar en masa que habían inventado ya durante la guerra civil rusa y que siguieron perpetrando en escenarios como Paracuellos durante la Guerra Civil española. Se trataba meramente de llevar a los prisioneros hasta un lugar donde pudieran cavarse grandes fosas comunes para, acto seguido, proceder a su eliminación en macrofusilamientos. Las víctimas –soldados blancos de Wrangel, niños españoles procedentes de colegios católicos u oficiales polacos– siempre pertenecían a algún segmento de la población considerado como enemigo de clase. En todos y cada uno de los casos, los soviéticos contaron con la certeza de que el crimen no se descubriría. Sin embargo, en 1942, algunos ferroviarios polacos dieron con una de las fosas. A esas alturas, la URSS había sido invadida por Hitler y además había polacos combatiendo en los ejércitos aliados, de manera que los propios hijos de Polonia se negaron a creer en la eventualidad de una matanza llevada a cabo por el Ejército rojo. Pero determinados episodios son testarudos, y en abril de 1943, una unidad del Ejército alemán dio con una fosa en la que había más de cuatro mil asesinados. Se inició así un drama moral de terribles consecuencias. Mientras los alemanes desenterraban los cadáveres para dejar de manifiesto cómo era Stalin, los aliados occidentales optaron por el silencio precisamente porque la URSS era una potencia aliada. Aunque Stalin no consiguió que Alemania cargara con los muertos de Katyn en Nüremberg, la versión oficial de izquierdas fue que aquel matadero se había debido a Hitler. Sólo con la llegada de la Perestroika, Polonia conocería oficialmente la verdad y la URSS reconocería lo sucedido.

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Buen peñazo de los años 40 donde se mezclan sucesos que nada tienen que ver entre sí. Te podías haber remontado más atrás, a la parte radical de la Revolución Francesa y las cabezas rodando.

Gracias por tu corta y pega.

Un saludu.

Elio dijo...

Jose, deberíes tar orgullosu, ya hasta Intereconomía escribe nel tu blog...

Un abrazu.

Elio

Anónimo dijo...

no se si será intereconomia la que lo escribió o quien coño fue, pero parezme que no vos gusta na que os recuerden lo que hacien esos líderes a los que tanto admirabeis y los que ponieis de ejemplo pa cambiar el mundo

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Si lo dices por mi siempre fui partidario de Ho Chi Minh,jeje. Así que no te creas que me molesta oir hablar mal de Stalín, sinceramente me trae sin cuidado.

Pero como escribes desde la derecha, ¿que prefieres que te pregunte por Mussolini, Pinochet o Videla?

Los crímenes contra la humanidad, vengan de donde vengan, siempre los cometió la propia humanidad, me parece un caballo de batalla muy pobre y más para el siglo XXI.

Un saludu.

Anónimo dijo...

Hay una diferencia Jose...yo soy de derechas, liberal, y detesto a Franco, Pinochet y demás mierda.
Pero vosotros adorais a Stalin, Lenin, Castro y demás mierda.

Y dices que ye un peñazu de los años 40...pero vosotros seguis dando el coñazu con un General que murió en los 70...

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Bueno como no me gusta la hipocresía entonces te pregunto por los muertos bajo el discurso liberal de la democracia que se traduce en abrir mercados, ¿que prefieres Vietnam o Irak?

Hay muertos encima de la mesa bajo todos los pretextos, por eso me reafirmo en que las muertes las genera el ser humano no las ideas.

Un saludu.

Anónimo dijo...

No entiendo lo que dices d los muertos al abrir mercados...los muertos producinse por hambrunes en la Union Sovietica...

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

También muren de hambre los 65 millones de pobres en EE.UU. Y con eso cierro el debate porque puedes seguir dado vueltas a lo mismo el tiempo que quieras, pero el capitalismo es un fracaso con 5 millones de parados en nuestro país que mata de hambre, enfermedad o guerra en todo el mundo y conduce al colapso medioambiental y de recursos.

Un saludu.

Anónimo dijo...

"El capitalismo es un fracaso", pues nada vamos a adoptar todos el modelo de Cuba, que como todos muy bien sabemos allí viven todos de puta madre y sobretodo destaca en el mundo entero por la libertad de expresión que tienen los cubanos. Lo que hay que oir.

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Ante tal afirmación te puedo poner otra del mismo calibre: vamos todos al capitalismo mexicano a que nos asesinen o al de Haití a morir con 20 años por el sida... Lo que hay que oir.