jueves, 21 de julio de 2011

Lo bueno es bueno, lo malo es malo





Desde IU vemos con alegría la cuadrilla que se ha puesto en marcha desde al ayuntamiento de Llaviana para que se atienda mejor la zona rural. Las noticias buenas siempre son bienvenidas. Nosotros en la pasada legislatura comentamos en muchas ocasiones la necesidad de atender mejor nuestra zona rural, ya que son muchas sus necesidades.


Lo que ya no vemos con tan buenos ojos es que la cuadrilla vaya a tener una duración temporal limitada en el tiempo. No puede ser, y haremos todo lo posible para que lo que hoy se ha dado no se quite mañana. Nuestros pueblos necesitan esta atención de un modo permanente, no se pueden hacer las cosas simplemente cara a la galería.


Por otro lado tampoco vemos con buenos ojos el atraso que sufrimos a la hora de rozar nuestras carreteras y las principales vías de nuestros pueblos. Hay falta de planificación y de previsión, de la cual no se puede culpar directamente al actual concejal, pero si al alcalde que debería haber tenido presente que el tractor este verano estaría llevando agua y no tendría tiempo para rozar.


También vemos con preocupación como nuestros pueblos se quedan sin carpa para sus fiestas, cuando el alquiler de una carpa cuesta 1400 Euros. Es necesario subsanar ya estos problemas (junto a muchos otros particulares de cada pueblo) y desde nuestra formación pelearemos por superar todas las dificultades y que nuestro entorno rural tenga el trato que merece.

domingo, 3 de julio de 2011

Honores y distinciones...



Esta mañana nos hemos despertado con la noticia en prensa de que el PSOE pretende sacar adelante un reglamento de honores y distinciones. El PSOE pretende poner fin al acuerdo histórico de nuestro municipio para no llenar nuestras calles de nombres. A simple vista puede parecer algo normal y que traerá un merecido reconocimiento a todos y todas las que dieron mucho por nuestro concejo. Pero va más lejos.


Si permitimos que esto se haga no se quedará sólo en aquellas personas que se lo merecen, más bien podemos abrir una importante guerra política por ver a que color representa cada uno de nuestros ciudadanos y ciudadanas ilustres. Podemos enfrentarnos a debates estériles sobre esas figuras, que ahora no se pueden dar, ya que a todos y todas nos gusta ver en el nombre de una calle el nombre Peña Mea o Rio Nalón.


Por otro lado, y sin cerrar las puertas al debate de la iniciativa, no creemos que suponga un cambio fundamental, más bien una pérdida de tiempo. Debemos de hablar ya de cuando se va a convocar la mesa por el empleo, la del estudio de la entrada en redes, como afrontar nuestra delicada situación económica, etc.


Desde nuestro grupo ya aseguramos que no vamos a perder demasiado tiempo en disputas por nombres y que buscaremos que todo siga como hasta el momento. Es el momento de centrarse en los problemas reales de la gente, no de inventar nuevos hechos que dividan a nuestra ciudadanía.