domingo, 12 de febrero de 2012

LA REALIDAD NECESTIA CAMBIOS







Para el Área de juventud de Izquierda Unida, la Reforma Laboral aprobada el viernes por el Gobierno no será más que una mera medida que solamente agravará la alarmante situación de paro juvenil, eliminará derechos de las y los trabajadores condenándoles a más precariedad y debilitará la negociación colectiva.



Carlos Martínez, coordinador federal del área de juventud de IU estuvo la mañana del sabado en Oviedo junto con Jose González, responsable saliente del área de la mocedá de IU de Asturias y Jesús Iglesias, candidato de IU a la presidencia de Asturias para participar en la asamblea que renovará los cargos en el área de la mocedá de Asturies.



Para Carlos Martínez la Reforma Laboral aprobada por el Gobierno debilita la negociación colectiva, facilita el despido y perpetúa en la precariedad al conjunto de la juventud. Además, se ha hecho de espaldas a los agentes sociales y la ciudadanía. Para Martínez, es “indignante que tengamos que escuchar por la prensa, a Rajoy y De Guindos, afirmando que esta Reforma Laboral va a ser una reforma agresiva y que va a conllevar una Huelga General”, por ello, “solo nos queda contestarles, que la respuesta social en las calles y las plazas será igualmente agresiva”, recordando “que otra salida a la crisis no solo es posible sino necesaria.”



Por su parte, Jesús Iglesias advirtió hoy que las políticas de ajuste aplicadas ya por el Gobierno de Zapatero como ahora por el de Rajoy suponen un “auténtico peligro para los y las jóvenes” ya que apuestan por “sacrificar una generación en beneficio de los grandes poderes financieros”. Analizó también la Reforma Laboral afirmando que perjudica especialmente a la juventud, aunque lo hace al conjunto de las y los trabajadores. Esta modificación supone que se amplíe la edad para firmar contratos de aprendizaje, también abre la posibilidad de encadenar contratos de formación en distintas empresas, en palabras de Iglesias: “Significa trabajar más por menos dinero, la vieja reivindicación del anterior presidente de la CEOE”, además supone “una clara burla a la negociación colectiva, porque deja sin sentido los acuerdos de los sindicatos pactados hace pocos días con la CEOE”.



Jose González, por su parte, hizo hincapie en la necesidad de que Asturias ponga fin a la sangría de jóvenes cualificados que se ven obligados a salir fuera de la comunidad para obtener un trabajo, en la obligación de potenciar las ayudas a las Pymes como fuente generadora de empleo y a la I+D+i ligada a la universidad, igual que al apoyo a sectores nuevos como el audiovisual. “En Asturias es necesario crear, no destruir”, dijo el coordinador del área de juventud, quien también pidió la continuidad de las ayudas a la vivienda puestas en marcha por IU y la defensa del movimiento asociativo.



En esta línea, desde Izquierda Unida, nos sumaremos a las movilizaciones convocadas para el próximo domingo 19 y hacemos un llamamiento para conformar un gran bloque social que conteste esta nueva reforma que supone un ataque más al conjunto de las y los trabajadores.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una pregunta que lanzo al aire: Si la II República era un ejemplo de libertad y democracia, ¿por qué había encarcelados gran número de falangistas, monárquicos y miembros del clero? Hablo de la República, 1931-1936. No confundir (que nos conocemos) con la Guerra Civil.

Anónimo dijo...

El aire: a 1931-1936. ¿Te refieres a los gobiernos de la izquierda o de la derecha? ¿A Lerroux o a Azaña? Concreta un poco hijo mio, no es lo mismo encarcelar curas por parte de la derecha que de la izquierda. Y si dudas comprate un libro de historia.

JOSE GONZÁLEZ DÍAZ dijo...

Como bien dice el aire, la república es una una época de cambios, con gobiernos de derechas y de izquierdas, con fascistas, comunistas, reformistas, conservadores. Con grandes levantamientos por ambos lados (o intentos de levantamiento). Es una época, en definitiva, de política con mayúsculas, de participación, de construcción y de destrucción. Eso llevó a la cárcel a gente de todo tipo de colores. Porque había una legalidad y una constitución y quienes no la cumplían podían acabar en la cárcel (como ahora, nada nuevo).

La república es sin duda un ejemplo de luchas, entre clases y posiciones, entre quienes querían avanzar y quienes querían conservar. El resultado es sabido, golpe fascista, guerra, destrucción y brutal represión.

Pero por encima de todo es un sistema democrático, frente a una monarquía donde el rey nace rey y representa a un pueblo, en la república los ciudadanos deciden quienes les representan, sin sangre azul.

Anónimo dijo...

Debieron ser muy golpistas les monjes que taben encerraes en "democracia" en la carcel por motivos religiosos, si.