domingo, 20 de mayo de 2012

El neo-liberalismo



El liberalismo, esa doctrina que nacía a finales del S.XVIII de manos de Adam Smith, y que su propio padre ya calificaba de utópica hasta dos veces en su obra "La riqueza de las naciones", se encuentra ahora en un callejón sin salida. Y se encuentra porque como teoría utópica sigue padeciendo los mismos males que el mismo día de su nacimiento: los intereses previos existentes y los capitalistas que siguen queriendo hacernos creer que sus intereses representan a la mayor parte de la sociedad.

Pero el panorama actual ha cambiado y mucho. El capitalismo no puede desarrollarse en un solo país siempre necesita ampliar sus mercados para continuar creciendo y el crecimiento continuo es lo que mantiene el sistema en pie. Para eso, se utilizaban los países pobres para obtener materias primas, países fáciles de desestabilizar o incluso dónde provocar una guerra sin levantar gran revuelo. La segunda vuelta de tuerca fue comenzar a llevar sus fábricas a la zona, obligando a dichos países a adoptar todas las medidas liberales que los EE.UU. marcaban. Pero la avaricia rompió el saco y el talón de Aquiles se llamaba China.

Un mercado con 1.300 millones de personas, en el cual se puede producir muy barato, y con un gobierno fuerte que garantiza el cumplimiento de todo lo firmado. Un gobierno que se dedicaba a ahorrar y comenzaba a firmar acuerdos con occidente a la vez que iba abriendo todos los mercados en los cuales occidente no comerciaba por no aceptar las condiciones que se imponían desde el FMI, la OMC, etc. Un gobierno que pensaba en suministrar productos a precios muy bajos a la vez que iba confirmando su posición como potencia mundial.

Pues bien, ese país estable y la avaricia liberal han dinamitado nuestro modo de vida. Nuestro mercado interno ha comenzado a resentirse, la especulación y el endeudamiento de familias y empresas han provocado un colapso. Y las mentes privilegiadas, los que manda, quieren intentar competir (para poder volver a exportar) con China bajándonos los salarios, acabando con los estados obligados a asumir la deuda privada de familias y empresas, principalmente bancos y para ello acabando con el estado del bienestar. 

Que nadie piense que se trata de un bache, esto es algo para siempre, Europa no volverá a ser lo que fue, los partidos que defienden el sistema PSOE y PP (en España) no buscan soluciones, simplemente se amoldan a la nueva situación y Keynes tampoco es solución de nada, ya no estamos en los años 30. Solo nos queda buscar modos alternativos de desarrollo, un nuevo modelo, un nuevo marco. Luchar contra la corriente liberalizadora, potenciar la participación pública en todos los aspectos. Dejar de asumir las deudas privadas desde el estado. Necesitamos cambiar el modelo, no apuntalarlo. Sin en el S.XVIII para su padre ya era utópico, hoy es sencillamente insostenible.


viernes, 11 de mayo de 2012

Viabilidad o Recapitalización



El Plan de Viabilidad que aprobamos recientemente suponía un balón de oxigeno importante y necesario para nuestro ayuntamiento y los proveedores que esperaban su cobro. El primer anuncio de nuestro gobierno local era subir impuestos y recaudar a los vecinos. Nosotros fuimos capaces de tumbar esa intención y sacar adelante unos de los mejores planes que se han escuchado hasta el momento.

Entre otras medidas esperamos reestructurar la plantilla municipal hasta el punto de que todo el mundo quede en su sitio para sacar el mayor rendimiento en servicios de la misma. Debate importante que ha de comenzar esta próxima semana y de el que os iremos informando. 

Pero había una segunda parte desconocida por todos, y es que el gobierno central va a decidir directamente los bancos que prestan dinero a los ayuntamientos, guardándose una clausula por la cual el interés puede variar según los intereses del gobierno y sus negocios con los bancos. Esa clausula queda ligada a la venta de bonos del estado y su interés, con lo cual no vamos a saber el dinero total que se ha de devolver hasta el momento de comenzar a pagar el préstamo, dentro de dos años.

Estas jugadas propias de un gobierno de la derecha rancia económica suponen un traspaso directo de dinero municipal (que sale de todos y todas) a la banca privada. Y bajo un aparente saneamiento municipal se esconde una recapitalización de nuestros bancos. Vamos que es como si sacasen dinero de nuestros bolsillos y lo entregasen a los banqueros.  Eso hace nuestro gobierno nacional.