domingo, 15 de julio de 2012

Construir el cambio



Vivimos tiempos muy complejos, marcados por un sistema injusto que se presenta ante nosotros en forma de recortes, cierres, poco futuro y desaliento. Quieren transmitirnos que no hay alternativa, nada nuevo, quienes han ejercido el poder a lo largo de la historia siempre lo han hecho. Pero la curiosidad humana hace que muchas personas comiencen a plantearse la necesidad de buscar alternativas. En estos últimos tiempos la gente comienza a luchar, se manifiesta. 

Los mineros han prendido la mecha al resto de la población que ha pasado de la resignación al si se puede. El problema es que para que se pueda tenemos que pensar un proyecto común juntos. Los idealistas están pensando en un proceso por el cual se toma el poder, da igual que sea de corte comunista que de corte anarquista. Como sucedieron en épocas pasadas. Yo no. 

Hay que ser realistas y soñar la imposible, pero por cauces que realmente nos pueden llevar a un cambio paulatino en favor de toda la sociedad. Para ello necesitamos un partido o proyecto político donde la mayoría (que lo somos) nos podamos sentir cómodos. Un partido que beba en las tradiciones de la izquierda para superar nuestro actual modelo y que nos permita tomar el poder por la única vía posible: las urnas. 

Los pasos que comienzan a darse, la lucha en la calle, la reactivación de la izquierda con IU al frente, marcan que estamos ante un cambio de época. Yo desde aquí os quiero llamar a reflexionar, por encima de nuestras diferencias, a buscar un programa que nos pueda unir a todos frente a los que abusan de nosotros y que nos lleve el objetivo final: alcanzar el poder para la mayoría. No podemos permitirnos el lujo de seguir perdiendo el tiempo.