lunes, 21 de enero de 2013

Crisis de valores




Últimamente comienzo a pensar que en España todo huele a podrido. Decía Simón Bolívar que en ocasiones, cuando las cosas es tan muy mal, es necesario recogerlo todo y comenzar de nuevo. En España, sin duda, es necesario barrerlo todo y comenzar de nuevo. Cuando algo está podrido se tira, no se recoge.

Esta casta que hay instaurada en nuestro país, esta palancocracia que les permite acceder a niveles de vida superiores al resto de la gente, sin otro mérito que haber sido fiel al partido, huele a podredumbre. De tal modo que el conjunto de los ciudadanos han llegado ya a olerlo. Ya no se trata de 4 que siempre se están quejando, se trata de una mayoría contra una minoría que encorseta nuestras vidas.

El cambio no puede ser bajo ningún concepto una involución democrática, sino que hemos de buscar una regeneración total de la misma, un avance que nos permita llegar a una democracia directa y en un futuro incluso sin partidos. Pero para la batalla, porque no se confundan esto es una batalla, la misma de siempre, los privilegiados y dueños del capital contra los desposeídos. Pues bien, como decía para esa batalla precisamos de unión, precisamos de un referente que propugne otros valores: solidaridad, honestidad, igualdad. No hay que inventar nada, todo nos lo han dado hecho.

Por eso amigos, por los que estamos sufriendo, por los que estamos fuera, por la gente sin recursos, por coraje y valentía, tenemos que convertir a IU en la próxima SYRIZA, la casa de los desheredados  transformarla, volverla rebelde y volcarla en la lucha que nos permita desalojar del poder a esa casta que nos oprime y que con gran desvergüenza nos roba, llamese PSOE o PP. Que todo el mundo aporte su granito de arena, mirar hacia otro lado es tanto como ser parte del problema, es tanto como no tener valores.